viernes, 29 de julio de 2016

Pablo D'Ors - La Espiritualidad de Charles de Foucauld

Una conferencia que hay que escuchar por lo menos una vez y darla a conocer entre nuestros hermanos de fraternidad...

El rostro de Dios reencontrado

¿Cuál fue el rostro de Dios que impresionó al joven de Foucauld una vez que hubo iniciado el camino de la conversión?

No debe parecer extraño que en este momento de la vida de Carlos, tuviera un notable influjo la particular de Dios que se desprende de la religión de Mahoma.  Leyendo el Corán, el joven explorador había descubierto la suma simplicidad y la unidad de Dios adorado por los musulmanes. Entre la trascendencia de este Dios invisible y la inmensidad del desierto parecía haber una providencial relación. El Sahara se le antojaba al inquieto buscador como el signo de una extraña coincidencia, por no decir identidad entre el infinitamente grande, y el espacio infinitamente dilatado.
El sentido de la grandeza y de la supremacía de Dios sobre el hombre, tan evidente en comparación con la difícil y fatalista vida de los árabes musulmanes, impresionó al atento observador que era Carlos y le indujo a salir de la esclavitud de su propio yo y de su propia incredulidad.
De Foucauld, observaba y admiraba la fe infantil de aquella gente, para la que tan solo Dios tiene importancia. En realidad, a punto estuvo de hacerse musulmán. Pero lo impidió el hecho de que aquella sed de amor infinito que le consumía interiormente  no podía ser apagada por la lógica del islamismo.


“El fundamento del amor… consiste en perderse, 
en abismarse en lo que se ama y en considerar
todo lo demás como si fuera nada: 
el islamismo no manifiesta el suficiente desprecio de las criaturas
como para poder enseñar un amor de Dios realmente digno de Dios;
sin la castidad y la pobreza, el amor y la adoración
 serán siempre muy imperfectos” 
Carta a E de Castries, 15 de julio de 1901.

Luigi Borriello, El mensaje Espiritual de Carlos de Foucauld, Sal Terrae, 1981, España, pag.34

jueves, 28 de julio de 2016

Tamanrraset, ahora...

Los hermanos de la Comunidad Ecumenica Horeb, hace un tiempo compartieron esta interesantísima publicación, hoy lo hacemos desde aquí. Gracias hermanos....






domingo, 17 de julio de 2016

SECRETARIA DE ESTADO DEL VATICANO

SECRETARIA DE ESTADO DEL VATICANO
En ocasión del 100mo aniversario de la muerte del Bienaventurado Carlos de Foucauld.
Su Santidad el Papa Francisco se une de corazón a la acción de gracias de los responsables y miembros de los grupos que se inspiran de su espiritualidad. 
El Santo Padre desea que siguiendo la intuición del Bienaventurado, el espíritu de Nazareth pueda iluminar la vida y las relaciones cotidianas y ordinarias de numerosas personas. 
Que el ejemplo de aquel que, siguiendo a Jesús, quiso ser el “hermano universal”, abierto a la acogida de todos, pueda ayudar a descubrir, en el respeto de la tradición religiosa de cada uno, la importancia de la proximidad con los más pobres y los más abandonados para crecer en humanidad. “Cada cristiano debe mirar a todo ser humano como un hermano muy amado”, él escribe. 
En efecto, para él, es amando a los otros que se aprende a amar a Dios. “El amor a Dios, el amor a los seres humanos, es toda mi vida, así lo espero” (24 de abril 1890). 
Que el testimonio del Hermano Carlos de Jesús, de una vida humilde y escondida, dada totalmente al servicio de los demás, incite a los jóvenes a discernir el llamado del Señor y a responderle alegremente dejando todo para seguirlo, ¡libres del deseo de riqueza y de poder! 
Confiando en su intercesión, en el año Jubilar de la Misericordia, la paz y la reconciliación entre los pueblos, el Santo Padre envía de todo corazón la Bendición apostólica a todas las personas que viven de su espiritualidad como también a las que se benefician de su irradiación.
Desde el Vaticano, el 22 de junio 2016 
Cardenal Pietro Parolin
Secretario de Estado de Su Santidad